MOP pide a la justicia aprobar préstamos de emergencia para salvar Puente de Chacao

Alberto Undurraga reconoció por primera vez que AOS ya no tiene participación activa en el Consorcio Chacao y pide asegurar continuidad del proyecto. “AOS ha dejado de tener una participación activa dentro del Consorcio”. Alberto Undurraga, Ministro Obras Públicas.

La batalla entre Hyundai y AOS, las empresas socias en el Consorcio Puente de Chacao (CPC) preocupa de sobremanera al gobierno. Tanta es la inquietud, que por primera vez y de manera explícita el títular de dicha cartera, Alberto Undurraga acudió a la Corte de Apelaciones de Santiago, apoyando a la coreana que busca una autorización judicial para inyectarle recursos de emergencia al consorcio con el fin de asegurar su continuidad.

Según acusa Hyundai, su partner brasileño, no permite estas inyecciones de capital que requieren aprobación unánime del conglomerado. Además argumenta que AOS buscó venderle su 49% de la sociedad y que al no llegar a un acuerdo, optó por “boicotear” la iniciativa, situación que actualmente es dirimida por en un arbitraje en el International Chamber of Commerce (ICC) en París.

MOP respalda a Hyundai

Si bien Undurraga asegura desconocer los detalles del pacto de accionistas de la sociedad, sostiene que “de un tiempo a esta parte la empresa OAS, sociedad constituida y vigente según las leyes de Brasil, se encontraría incumpliendo con sus obligaciones contractuales”.

Además, afirma que la empresa cuestionada en Brasil, “ha dejado de tener una participación activa dentro del Consorcio, no existiendo contacto alguno entre el MOP y sus ejecutivos”, teniendo sólo como caras visibles del proyecto a los ejecutivos de Hyundai. A su vez reconoce que gracias a los préstamos que ha logrado inyectar la coreana hasta la fecha (más de US$42 millones), “ha permitido la continuidad del proyecto ofreciendo seguridad a este ministerio sobre su prosecución”.

¿Puente tambalea?

Según acusa Hyundai (que tiene el 51% del consorcio), un año después de adjudicada la obra (2013), “se hizo público que OAS estaba involucrada en uno de los escándalos de corrupción más grandes del mundo, producto de su relación con su cliente Petrobras. Los más altos ejecutivos de OAS fueron arrestados y encarcelados. OAS cayó en cesación del pago de sus bonos, perdió acceso a financiamiento bancario y, por último, se sometió a un proceso de reorganización judicial por insolvencia en el primer trimestre del 2015”.

En esa línea Undurraga explicó a la Corte que “dado que existe un bien público que puede verse afectado con el conflicto societario al que se encuentra enfrentado el Consorcio Puente Chacao, nace la preocupación en orden a que cualquier controversia que se suscite entre los particulares contratantes, se resuelva de la mejor manera posible a fin de asegurar y resguardar la continuidad y éxito del proyecto”, y que lo importante es adoptar medidas para asegurar la continuidad del proyecto, que podría implicar una inversión superior a los US$860 millones.

Finalmente, el titular de Obras Públicas expresó al tribunal de alzada que “la construcción del Puente Chacao reviste una importancia social y cultural relevante la Región de Los Lagos, toda vez que dará solución definitiva al problema de conexión de Chiloé con el Continente”.

Publicado originalmente en La Segunda el 12 de junio de 2017

Comentarios en Facebook

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *